00:26h. Domingo, 26 de enero de 2020
pablo-iglesias
Política
Iglesias: el acoplamiento

Iglesias: el acoplamiento

ENS-Política

>Iglesias tendrá su minuto de gloria, y una gloriosa jubilación con todo el ringo-rango postpoltrona gubernativa, pero su invento político ha fracasado por más exitosa que haya sido su maniobra de supervivencia

>Lo suyo quedará ahora en discursos y un poquito de demagogia y si al final del trayecto remite en algo la alarmante precariedad, que ni él ni Irene Montero ni Alberto Garzón jamás han padecido, con un canto en los dientes nos podremos dar

Política
Segunda Transición: punto muerto

Segunda Transición: punto muerto

ENS-Política

>Lo primero que han hecho Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, como denuncia Felipe González, es repartirse los cargos. Lo han hecho, además, disimulándolo con una genérica declaración de intenciones que pocas almas sensibles se atreverían a contradecir

>España está en un grave trance, y lo que menos necesita es tanta carga de frivolidad. Acentuar los bloques en el eje izquierda-derecha es lo menos aconsejable ahora. La llamada Segunda Transición necesitaría culminar con un periodo excepcional basado en un gran acuerdo de los dos partidos mayoritarios que acumulan más de doscientos diputados entre ambos. Es lo que haría cualquier sistema político que se precie y se aprecie. Estamos ante el último cartucho en un momento casi de vida o muerte. Por el contrario, el abrazo de Sánchez e Iglesias puede ser, en las circunstancias excepcionales que estamos viviendo, una huida hacia ninguna parte.

>Lo peor sería no terminar con la precariedad, como dicen pretender, y sí terminar de descoyuntar el edificio institucional en un pacto con independentistas

Política
Podemos: el declive

Podemos: el declive

ENS-Polítca

> Pocos son ya los que apuestan por el Podemos diseñado por Pablo Iglesias como una herramienta de futuro. En cinco años la formación morada se ha avejentado de forma acelerada, el viaje ha sido trepidante y decepcionante a un mismo tiempo y quedará finalmente archivado en la mansión de Galapagar como una malversación del caudal de indignación del pueblo español que en plena crisis, soportada en gran medida por las clases medias y  trabajadoras, reclamaba autenticidad y transversalidad para afrontar los problemas del día a día, y no debates siempre complejos sobre el pasado o alianzas estratégicas con los que quieren romper España como espacio solidario.

 >En el seno de Podemos había dos visiones muy distintas de lo que debía ser ese movimiento: una puesta al servicio de Pablo Iglesias con su visión actualizada del viejo PCE al que él se siente unido afectivamente con furor guerracivilista. Y la otra, la errejonista, de mirada más amplia y abarcadora, que era o es la intención de hacer de Podemos un movimiento transversal nacido de la indignación.  Si se quiere, un Podemos más genuinamente populista, si se toma este término, tan confuso y manoseado, como la idea de acercarse a la gente y sus problemas apartando lo más posible los esquemas ideológicos adquiridos.

 

 

 

 

 

 

 

Cataluña
El declive de Podemos: El  populismo morado se deshace en Catalunya

El declive de Podemos: El populismo morado se deshace en Catalunya

La dirección de Podemos se centrará ahora en definir y consolidar su propuesta para solucionar no sólo el conflicto catalán sino también la crisis territorial en el conjunto del Estado, tras unas semanas en las que su postura se ha visto cuestionada, tanto fuera como dentro del partido, por su cercanía al bloque independentista, según sus críticos.

Política
Podemos se enfrenta al descontento creciente de sus bases

Podemos se enfrenta al descontento creciente de sus bases

Podemos perfila ya el rostro de un proyecto fallido y decepcionante para sus propias bases. La preocupación en la formación populista es creciente ante el desencanto y la perdida de musculo de una organización que llegó a la política par asaltar los cielos.

Política
Podemos comienza a jugar a favor de Sánchez desafiando a PSOE y Ciudadanos

Podemos comienza a jugar a favor de Sánchez desafiando a PSOE y Ciudadanos

El juego no ha hecho más que comenzar: Pablo Iglesias pretende dinamitar cualquier entendimiento entre PSOE y Ciudadanos, al tiempo que coloca la alternativa de Pedro Sánchez como la única válida para colocarse al frente del socialismo. En el nuevo enredo populista, lo menos importante realmente es la moción de censura.