11:23h. Miércoles, 11 de diciembre de 2019

Podemos se enfrenta al descontento creciente de sus bases

Podemos perfila ya el rostro de un proyecto fallido y decepcionante para sus propias bases. La preocupación en la formación populista es creciente ante el desencanto y la perdida de musculo de una organización que llegó a la política par asaltar los cielos.

IMAGEN
IMAGEN

El Economista/ En sus inicios, Podemos presumía de contar con cerca de 500.000 afiliados. La cifra tenía truco, ya que no se pedía cuota y bastaba con apuntarse a una página web. De ahí que tras Vistalegre 2, se le encargara a Pablo Echenique la misión de transformar a los afiliados en militantes y medir así el potencial real de las bases de la formación.

Aunque el trabajo no está terminado, en Podemos se baraja un número ridículo, que en ningún caso supera los 13.500 afiliados. "La baja participación en las últimas asambleas nos avisaba de que las bases se estaban desmovilizando. Pero en ningún caso esperábamos una cifra tan baja", reconocen en la formación de Pablo Iglesias.

A pesar de ello, cercanos a Echenique lo atribuyen a que en los últimos meses las estructuras territoriales del partido no se han podido volcar en captación de afiliados, debido a otros compromisos.

Pero esa es la versión oficial. Fuentes del partido afirman que los ánimos están por los suelos y que la cúpula no comprende cómo ni siquiera la moción de censura ha servido para despertar a sus bases.