13:57h. Miércoles, 26 de Junio de 2019

Francia lleva a su punto álgido el debate entre el centrismo y el populismo

Los grandes partidos en Francia han quedado fuera de juego. Fillon y Hamond pide el voto a favor de Macron y contra el "extremismo". El índice final de participación se sitúa en el 78,69%

IMAGEN
IMAGEN

Europa Press

El líder del movimiento En Marche!, el centrista Emmanuel Macron, y la dirigente del Frente Nacional, la ultraderechista Marine Le Pen, pasarán a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas. Según el último recuento del voto escrutado, Macron figura con el 23,86% de los votos, más de dos puntos de ventaja por delante de Le Pen, que habría obtenido el 21,43%, según datos del Ministerio del Interior. El mercado respira con Francia: el euro sube y toca máximos de cinco meses

Entre los otros dos candidatos con más posibilidades, el conservador François Fillon se situaría en tercer lugar, con un 19,94%, mientras que en cuarta posición figura el izquierdista Jean-Luc Mélenchon, con un 19,62%. Ambos quedan sin opciones.

Por destacar un último aspecto, la debacle protagonizada por el Partido Socialista representado por Benoît Hamon, que ni siquiera ha alcanzado los dobles dígitos, con un 6,35% de los respaldos.

El índice final de participación se sitúa en el 78,69%. En 2012, un 79,48% de los electores acudieron a votar en la primera vuelta, mientras que en la segunda ronda la cifra subió ligeramente, hasta el 80,35%.

Sin embargo, ninguna de estas dos citas alcanzó las tasas registradas en los comicios del año 2007, cuando un 83,77 y un 83,97% de los votantes acudió a las urnas en primera y segunda vuelta, respectivamente

Segunda vuelta el 7 de mayo

El pase a la segunda vuelta de Macron y Le Pen deja así fuera de juego a las dos familias políticas que tradicionalmente se han repartido el poder en estos últimos años: Partido Socialista y Los Republicanos -antes Unión por un Movimiento Popular (UMP).

La ley francesa establece un sistema de votación en dos vueltas, salvo que en una primera ronda alguno de los candidatos obtenga más del 50% de los votos. Las urnas volverán a abrirse el próximo 7 de mayo, ya para elegir de forma definitiva al sustituto de François Hollande en el Elíseo.

El presidente electo obtiene un mandato de cinco años renovable, de tal forma que una misma persona puede estar hasta 10 años consecutivos al frente de la jefatura de Estado. Hollande dio un paso atrás inédito en la V República al no aspirar a la reelección, sabedor de su mala imagen pública.

Todos los sondeos realizados hasta ahora han vaticinado una holgada victoria final para el exministro de Economía en un 'cara a cara' frente a Le Pen.

Llamamiento a la unidad de Macron

En su primer mensaje tras conocer su pase a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, el candidato de En Marche! ha señalado que confía en unir a los "patriotas" para culminar su meteórico ascenso.

"En un año hemos cambiado la cara de la vida política francesa", ha destacado el exministro de Economía, que al frente de un movimiento nuevo y sin haber ocupado nunca un cargo electo ha logrado situarse como favorito para llegar al Elíseo.

Con "honor" y "responsabilidad", Macron ha agradecido a todos los que le han apoyado este domingo, a quienes ha prometido que seguirá trabajando para "reconciliar" al país y hacerse con la Presidencia en la segunda vuelta del 7 de mayo.

Marine Le Pen, la "candidata del pueblo"

Por su parte, en su primera valoración tras conocerse los resultados, la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, ha llamado a todos los "patriotas" a votar por ella en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, una "oportunidad histórica" a la que se presenta como "candidata del pueblo" y confiada de poder derrotar al "heredero" del actual presidente francés, François Hollande.

"La primera etapa que debe llevar a los franceses al Elíseo está superada", ha dicho Le Pen, en una comparecencia ante sus seguidores en la que ha festejado su pase a la segunda vuelta del 7 de mayo. Repite así el éxito que ya logró su padre en el año 2002.

Fillon y Hamon piden el voto para Macron

Las primeras proyecciones que conceden el pase a la segunda vuelta de las presidenciales francesas a Emmanuel Macron y Marine Le Pen han bastado para que destacados dirigentes vinculados al Partido Socialista y a Los Republicanos se hayan apresurado a pedir el voto para el líder del movimiento En Marche!

El aspirante socialista al Elíseo, Benoît Hamon, ha reconocido el "desastre" de su candidatura y ha pedido el voto para Macron. Según ha explicado, ahora es momento de establecer "una distinción clara entre un adversario político y una enemiga de la República".

También ve "clara" la decisión el primer ministro, Bernard Cazeneuve. "La presencia de una candidata de extrema derecha en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, 15 años después del impacto de abril de 2002, hace necesaria una posición clara y fuerte de todos los republicanos", ha afirmado, según BFM TV.

Para el ministro de Exteriores, Jean-Marc Ayrault, "toda la izquierda, todos los republicanos deben movilizarse para votar por Macron, por Francia, por la República, por Europa".

También el candidato de Los Republicanos a la Presidencia de Francia, François Fillon, ha reconocido su derrota electoral y ha pedido el voto para Macron de cara a la segunda vuelta, para contener el "extremismo" que representa la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen.

"No hay otra opción que votar en contra de la extrema derecha. Votaré, por tanto, a favor de Emmanuel Macron", ha anunciado Fillon en su primera comparecencia tras el cierre de los colegios electorales. "Os lo aseguro, el extremismo sólo puede traer desgracia y división a Francia", ha añadido.