17:42h. Martes, 19 de noviembre de 2019
pedro-sanchez
Política
Segunda Transición: punto muerto

Segunda Transición: punto muerto

ENS-Política

>Lo primero que han hecho Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, como denuncia Felipe González, es repartirse los cargos. Lo han hecho, además, disimulándolo con una genérica declaración de intenciones que pocas almas sensibles se atreverían a contradecir

>España está en un grave trance, y lo que menos necesita es tanta carga de frivolidad. Acentuar los bloques en el eje izquierda-derecha es lo menos aconsejable ahora. La llamada Segunda Transición necesitaría culminar con un periodo excepcional basado en un gran acuerdo de los dos partidos mayoritarios que acumulan más de doscientos diputados entre ambos. Es lo que haría cualquier sistema político que se precie y se aprecie. Estamos ante el último cartucho en un momento casi de vida o muerte. Por el contrario, el abrazo de Sánchez e Iglesias puede ser, en las circunstancias excepcionales que estamos viviendo, una huida hacia ninguna parte.

>Lo peor sería no terminar con la precariedad, como dicen pretender, y sí terminar de descoyuntar el edificio institucional en un pacto con independentistas

Política
Ciudadanos y la normalidad de España

Ciudadanos y la normalidad de España

ENS-Política

>El partido que vino a ensanchar espacios y poner aire fresco en el denso y contaminado mapa  político español se ha convertido en el maestro de los cerrojos y los precintos, en el gran tejedor de cordones sanitarios, en el instrumento de un líder en su particular batalla por hacerse con el predominio en el centroderecha en un momento en el que lo más útil para los intereses de España, desde una simple y llana visión patriótica de las cosas, sería facilitar un gran bloque central que impida que el independentismo meta sus sucias manos en la gobernación del país. Lo más útil sería facilitar un periodo de reformas, con una ambiciosa agenda social, que apuntalen definitivamente el edificio que los españoles construyeron como casa espaciosa y habitable para todos hace más de cuarenta años. Ese sería el éxito, se ponga Rivera como se ponga, aunque ese éxito se lleve por delante su ambición personal.

>Sería lo normal en un país democrático, pero tan normal como que nadie se siente a negociar investiduras con grupos políticos de raigambre totalitaria que en algunos casos han dado cobertura política al terrorismo y al tiro en la nuca hasta anteayer. Arrancar de esos grupos, por más que sean fuerza política importante en su territorio, una abstención no deja de ser una extraña concesión a la anormalidad. Tanto como que un partido que se declara centrista, y que ha presumido en algunos momentos de vocación progresista, ni siquiera se siente a hablar con el PSOE.

Política
Tras el 28-A: De nuevo la aritmética

Tras el 28-A: De nuevo la aritmética

ENS-28A

>El problema sería que la aritmética no varíe y la combinación siga siendo la misma. Si los enemigos del Estado que sustenta la solidaridad entre todos los españoles siguen condicionando la política nacional en favor, no de todos, sino de sus intereses particulares, podemos vivir un periodo de convulsión total. Si, por el contrario, somos capaces de construir un carril central, liderado por el PSOE que ha ganado las elecciones, con la concurrencia de todos los partidos sin ánimo separatista, España puede bordear un éxito rotundo que catapulte hasta la cima lo conseguido desde que rige la constitución del 78.

>Hay un problema territorial de primer orden, y no hay más que ver los resultados electorales en Cataluña y País Vasco. Un problema complejo y endemoniado que no se resuelve con una política continua de apaciguamiento y cesión a los separatistas enemigos del Estado pero tampoco con banderas kilométricas furiosas y henchidas de un nacionalismo español lineal

Política
Papeletas humeantes: un análisis antes del 28A
#28A

Papeletas humeantes: un análisis antes del 28A

ENS-28A  

>Solamente un resultado desastroso que vuelva a colocar al PSOE ante un nuevo suelo, dejaría a Pedro Sánchez fuera del juego político

>Ciudadanos tendrá que volver a escenificar grandes escrúpulos a pactar con VOX  si salen las cuentas del tripartito del centro-derecha

>Rivera tendrá un papelón si la suma PSOE+Cs da mayoría absoluta. Complicado quitarle el veto al PSOE sin perder toneladas de credibilidad. Se podría sacar de la chistera algún recurso del tipo de exigir un candidato socialista distinto a Pedro Sánchez. La única opción del PSOE para no repetir la historia pasada es pactar con los naranjas

>En cualquier caso, volveremos a estar a expensas de la aritmética parlamentaria que a veces, más que reflejar la auténtica voluntad de los ciudadanos, provoca sombras chinescas que poco tienen que ver con lo que se ha elegido. Bueno sería introducir en la agenda pública nuevas formas de elección de nuestro presidente, más directas y democráticas. 

 

 

Política
El antisanchismo ya busca líder

El antisanchismo ya busca líder

Consideran los críticos a Pedro Sánchez que no se ha quemado en las primarias y cuenta con la vieja guardia. Pero ahora es tiempo de esperar a una nueva cita electoral. El vasco sueña con tener una segunda oportunidad

Opinion
La hora populista

La hora populista

Javier-Lopez @Nuevosurco

La hora populista, en la que se ha insertado de lleno Pedro Sánchez con su versión de PSOE, es una gran engañifla que consiste en hacer creer a la gente que ella es la que decide y determina el rumbo a seguir. La hora populista consiste básicamente en apelar a las bases tras haberlas condicionado convenientemente con la sobredosis de un relato maniqueo de buenos y malos.  Luego las bases se deben pronunciar sobre qué es lo que prefieren y los cabecillas del populismo proclaman el triunfo de la democracia directa, tras haberse situado ellos adecuadamente en el lado de “los buenos”.  En esas estamos, y el emblemático PSOE corre riesgo cierto de pasar al baúl de los recuerdos si su renacido líder acepta a pies juntillas las condiciones que Podemos ha comenzado a poner en la política española como moneda de uso común.