Buscar
08:22h. jueves, 20 de enero de 2022
Hosteleria
Actualidad
Imagen La barra de bar

La barra de bar (o el fin de la pandemia)

ENS-Actualidad 

Ya nos ha quedado claro, en la dura experiencia vivida durante los últimos años, desde aquella fatídica primavera encerrada del año 2020, que en España la patria es el bar, antes que nada. Si no lo tenemos languidecemos sin remedio. Antes que nuestras glorias del pasado, nuestras zozobras del presente, nuestros orgullos democráticos y nuestros proyectos de futuro. Antes  que la gastronomía y las catedrales. Si finalmente, como sostenía nuestro Ortega y Gasset, la nación es o debe ser un sugestivo proyecto de vida en común, aquí los proyectos se hacen acodados en la barra del bar, y luego se cumplen o no. Y sí la patria se construye en un parlamento, aquí el parlamento más genuino es el bar de la esquina, y la barra el salón de plenos. Recuperarla es recuperar la normalidad. La patria es viable si hay libertad para vivirla, y para sentirla, para saborearla cada uno a su manera, y ahora toca ir retomando libertades y normalidades básicas, un poco a trozos y en retales autonómicos. Estamos ciertamente en los días del levantamiento de restricciones, los aforos vuelven a ser completos, los amigos vuelven a celebrar su cumple a pleno pulmón en el salón de casa, los besos retornan a nuestra vida tímidamente, y los bares reabren su barra. La barra es en el bar español el fuego del hogar, el parlamento genuino, el confesionario y el tribunal. Renunciar a ella es vivir en un país a medio gas, como de hecho hemos vivido aquí durante la pandemia fatídica que ha marcado nuestra vida y se ha llevado por delante la vida de muchos de nuestros mejores

Actualidad
Imagen el bar es la patria

El bar es la patria

ENS-Actualidad

Los bares corren peligro de extinción. Muchos han cerrado ya, alrededor de ochenta y cinco mil pueden correr esa suerte a lo largo del año, más de doscientos mil empleos que dependían de nuestra caña o nuestra celebración ya se han destruido o están pendientes de la resolución final de un  ERTE. El bar es el perímetro más real de la patria, y el estado en el que se encuentran hoy marca de forma cabal el pulso del país.