10:52h. Sábado, 24 de agosto de 2019

Puigdemont despliega el plan independentista en el ayuntamiento de Madrid

Compara la situación con el retorno de Tarradellas aunque sigue negándose a plantear su propuesta en el Congreso de los Diputados

IMAGEN
IMAGEN

Quico Sallés/La Vanguardia

Una “operación de Estado”, como la que se realizó con el retorno del president Josep Tarradellas antes de la Constitución, para solventar ahora la demanda catalana de un referéndum de autodeterminación. Ésta ha sido la exigencia del president Carles Puigdemont en la conferencia que esta tarde ha pronunciado en Madrid, junto el vicepresidente Oriol Junqueras, y el conseller de Exteriors, Raül Romeva.

La conferencia titualda Un referéndum para Catalunya. Invitación a un acuerdo democrático ha servido a Puigdemont para responder con más profundidad la propuesta del Gobierno de exponer en el Congreso de los Diputados la petición de un referéndum. El president ha reclamado “sinceridad” en las propuestas y “no perder el tiempo” ni poner “trampas” como le ocurrió al exlehendakari Juan José Ibarretxe en 2005 o con los tres diputados que en el 2014 pidieron a la cámara baja el traspaso de la competencia del referéndum.

El presidente catalán ha reclamado a Mariano Rajoy “voluntad política” para encontrar una solución. “Sentarse en la mesa sin reproches, sin amenazas y sin tópicos”, ha indicado. A modo de ejemplo, ha relatado la “operación de Estado de la Operación Tarradellas”, en referencia al retorno del presidente de la Generalitat en el exilio para atender la demanda catalana de reivindicación nacional. Un acuerdo que fue aprobado por un Real Decreto que después se aprobó integrarlo en la Constitución. En este sentido, ha propuesto llegar a un acuerdo para validarlo en el Congreso y así que “España y su democracia saldrían reforzadas”.

Puigdemont ha enfatizado que a pesar de la invitación al diálogo ésta no es permanente. “No van a caber muchos más rechazos al diálogo”, ha advertido. “Nada legitima no cumplir con nuestros compromisos”, ha destacado. Así, ha blandado las adhesiones del Pacte Nacional de Referéndum presentadas el viernes pasado.

También ha reclamado negociarlo todo, incluso la fecha o la pregunta, o la mayoría necesaria o la agenda compartida. “Esperamos sus propuestas porque la democracia española y catalana lo merecen, hasta el último minuto de la prórroga, pero si no hay respuesta, cumpliremos con nuestro compromiso y haremos una última propuesta: negociar la implementación del resultado del referéndum y mantener como estados la relación fraternal”, ha concluido.

Junqueras: “Nos nos arrugaremos”

La conferencia ha sido coral. El primero en abrir el fuego ha sido el conseller de Exteriors. “No hay un problema catalán”, ha señalado Romeva, que ha añadido que es España la que tiene un problema. Una premisa que, a juicio del conseller, debe servir para reforzar la democracia española negociando un referéndum defendido por una gran mayoría de los catalanes. “Sólo queremos reencontrarnos desde la libertad sin imposiciones”, ha remachado.

Por su parte, el vicepresident Junqueras ha basado su discurso en un doble argumento. Por un lado, su desconfianza en la gestión económica del Estado español en cuestiones como la financiación de la seguridad social o el nivel de deuda. “Queremos ser responsables de todo, de los aciertos y los errores”, ha subrayado, entrelazando este argumento con datos positivos de la economía catalana.

En segundo lugar, Junqueras ha sido el primero en reforzar la idea del “compromiso” sí o sí con el referéndum. Un objetivo del que el Govern no se arrugará ni con “querellas, inhabilitaciones o condenas”.

Agradecimiento a Carmena

Puigdemont ha alabado a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, por haber cedido el espacio de la Caja de Música. Una disposición que le ha servido para afear al Senado su veto a la conferencia.

“No tengo ninguna duda que hoy el pueblo de Madrid está muy dignamente representado por su alcaldesa y su actitud de compromiso democrático, que contribuye a las soluciones allá donde otros, que tienen mayor responsabilidad, siembran de problemas el camino que deberíamos recorrer juntos para salir del desencuentro, el desencanto y la desconfianza”, ha sentenciado. Una hora antes, Puigdemont y Carmena se han reunido.