13:18h. Lunes, 09 de diciembre de 2019

El independentismo radical siembra de odio y exclusión el homenaje de toda España en Barcelona a las víctimas del yihadismo

Esteladas colocadas en lugares estratégicos y en palo alto, justo en el encuadre en el que la imagen oficial de la manifestación colocaría al Jefe del Estado. Silbidos para los disconformes con el independentismo. El espectáculo ofrecido ayer por los totalitarios de la independencia no es digno de una ciudad como Barcelona ni de país abierto como España. Las victimas de los atentados yihadistas no se lo merecían, los españoles que acudieron a la manifestación a honrar su memoria tampoco.

IMAGEN
IMAGEN

EFE/Servimedia/ Medio millón de personas, según datos de la Guardia Urbana, llenaron el paseo de Gràcia y el centro de Barcelona en una manifestación contra el terrorismo tras los atentados de la semana pasada, una protesta bajo el lema "No tinc por" (No tengo miedo) a la que ha asistido el Rey, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y los presidentes autonómicos, entre otras autoridades.

La cabecera de la manifestación ha estado protagonizada por 75 representantes de todos los cuerpos de seguridad -Mossos, Policía Nacional, Guardia Civil y policías locales- y de emergencias, así como de entidades ciudadanas que tuvieron un papel destacado el pasado 17 de agosto en los atentados yihadistas de Barcelona y Cambrils (Tarragona), que causaron 15 muertos y más de 120 heridos.

Pitada al Rey y a Rajoy

El Rey, nada más llegar a la manifestación, ha aplaudido a los Mossos d'Esquadra y al resto de cuerpos de seguridad y de emergencias sanitarias, a los que ha saludado uno por uno entre muestras de afecto, acompañado por Mariano Rajoy; el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y los presidentes del Congreso y del Senado. 

Su llegada también ha sido recibida con una sonora pitada por parte de los manifestantes, al igual que el presidente del Gobierno, que tampoco se ha librado de los abucheos. También les han gritado en catalán "¡Fuera, fuera" mientras ambos saludaban al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y a la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau.

El presidente del Gobierno asistió en Barcelona a esta manifestación acompañado de todos sus ministros, excepto el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, que por razones familiares no puede asistir.

Justo detrás de la cabecera y antes de las filas destinadas a los políticos y representantes institucionales ha destacado una segunda cabecera con representación ciudadana en la que destaca la presencia de familiares de las víctimas de los atentados, que han podido escuchar cómo un gran número de asistentes ha coreado el lema de la protesta: "No tinc por".

Rodeados de esteladas y pancartas contra la venta de armas

Felipe VI ha caminado en la manifestación de Barcelona contra el terrorismo rodeado de banderas independentistas catalanas y de pancartas que criticaban que España venda armas a un país como Arabia Saudí, acusado internacionalmente de financiar a grupos terroristas yihadistas.

El monarca, que ha presidido la primera fila de las autoridades varios metros detrás de la cabecera oficial con el lema 'No tinc por', ha estado arropado a su derecha por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y a su izquierda por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau.

El grupo de autoridades ha avanzado hacia la Plaza de Cataluña, donde ha concluido la marcha, a paso lento y en silencio. Sin embargo, por delante y por detrás se aglutinaban decenas de personas que abuchean y pitaban la presencia de las altas autoridades del Estado.

La mayoría de los manifestantes que abuchearon al Rey y a Rajoy portaban pancartas contra la venta de armas, después de que varios medios de comunicación catalanes vincularan esta semana los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils con Arabia Saudí y recordaran la amistad de la Casa Real Española con la de allí y el comercio que existe entre ambos países.

Felipe VI, en el foco de las críticas

En la manifestación se pueden apreciar un gran número de emblemas independentistas, sobre todo concentrados tras los políticos, así como banderas catalanas y españolas por todo el recorrido.

También se han desplegado dos grandes pancartas azules con los lemas "Vuestras políticas, nuestras muertes" y "Felipe VI y el Gobierno, cómplices del tráfico de armas", de colectivos soberanistas contrarios a la presencia del monarca y del Gobierno central.

Pero el lema que ha protagonizado la protesta contra el terrorismo, en un austero fondo blanco y letras grandes de color negro, es la de "No tinc por", que también se ha coreado de forma reiterada y del que se podía leer en diferentes idiomas en pancartas más pequeñas portadas por ciudadanos de múltiples nacionalidades, muchos de ellos turistas.

También se ha podido apreciar como una 'colla' castellera ha formado un gran castillo humano frente a la emblemática Pedrera del paseo de Barcelona, en lo alto del cual se ha mostrado una vez más una pancarta con el lema "No tinc por". 

Las otras pancartas

El resto de pancartas se han centrado en el rechazo a la violencia y al terrorismo, con lemas como "No a las guerras", y también se han podido ver numerosas camisetas con la palabra Barcelona, donde la "l" se ha cambiado por un crespón negro.

"Estamos aquí para mostrar nuestro pésame a quienes han perdido a familiares o seres queridos, y también para demostrar que no tenemos miedo, que saldremos adelante y que no podrán con nosotros", ha explicado Montse, una de las manifestantes.

A lo largo del paseo de Gracia también se han visto muchas banderas, tanto independentistas como españolas, y en algunos momentos se ha vivido cierta tensión, sin llegar a mayores.

También han ondeado banderas con el Arco Iris e, incluso, una bandera de Pakistán, que llevaba la entidad Centro Islámico Camino de la Paz, que se ha manifestado tras una pancarta con el eslogan "El terrorismo no tiene religión. Islam quiere decir paz".

"Estamos aquí para rechazar todo tipo de violencia como ciudadanos catalanes que somos. A los musulmanes nos afecta de la misma forma, y somos y seguimos siendo las primeras víctimas de este terrorismo", ha destacado uno de los portavoces, Naveed.

Sin manifiesto

La manifestación ha concluido sin la lectura de un manifiesto, que ha sido sustituido por un recital de un poema en catalán y español interpretado por la actriz catalana Rosa María Sardá y Miriam Hatibi, portavoz de la Fundación Ibn Battuta, que trabaja por la integración europea de todas las personas.