08:27h. Martes, 19 de Junio de 2018

Historia de una cobardía: Puigdemont no acude a la Audiencia Nacional y fractura aún más el bloque independentista

El ex presidente de la Generalitat catalana Carles Puigdemont no se dejó ver en Bélgica, en una jornada marcada por la confusión sobre su paradero y las declaraciones de su abogado, Paul Bekaert, quien aseguró que permanecerá en Bruselas, donde propone que le interroguen, y no declarará en Madrid ante la Audiencia Nacional, donde la ha citado, como al resto del depuesto Govern, la juez Carmen Camela, para que responda por la querella de la Fiscalía por los delitos de rebelión, sedición y malversación.

IMAGEN
IMAGEN

España/Agencias Según diversas fuentes, Puigdemont permanece en Bruselas, aunque, desde la noche del martes, no está en el hotel donde se alojó el lunes, y donde han hecho guardia decenas de periodistas en las últimas 48 horas y el último lugar en el que se le ha visto públicamente.De no comparecer finalmente, Lamela puede pedir una orden de detención europea de cara a una futura extradición.

El ex vicepresidente catalán Oriol Junqueras sí tiene previsto acudir a declarar a Madrid, según fuentes de ERC, como el resto de los ex consellers que están en España, mientras que los que aún permanecerían en Bélgica -cuatro, ya que anoche regresaron a España Dolors Bassa, Joaquim Forn y Lluís Puig- podrían solicitar declarar desde allí, como Puigdemont, aunque no han confirmado personalmente este extremo.

El abogado de Puigdemont, Paul Bekaert, solicitó que pueda declarar desde bélgica por videoconferencia. Según fuentes jurídicas citadas por El País, el Ministerio Público informará en contra de darle esta opción si finalmente lo pide el letrado de manera formal y la juez Lamela pide conocer el criterio del fiscal.

Bekaert, quien rechazó hablar con la prensa española sobre el futuro inmediato de Puigdemont, acusó ayer a la prensa española, en declaraciones a la agencia Belga, de fomentar "una guerra de nervios y de propaganda" y aseguró que "por el momento" su cliente "no tiene ninguna intención de volver a Madrid o a Cataluña".

En una cadena de televisión holandesa, opinó que Puigdemont "no tendrá un juicio justo" en España, y consideró que su cliente debería ser interrogado en Bélgica por este caso. Pocas imágenes se han captado de Puigdemont desde su caótica rueda de prensa multitudinaria del martes, en la que no despejó las incógnitas sobre los motivos y la duración de su viaje a Bélgica.

Poco después se le vio en la céntrica Plaza de Luxemburgo, frente al Parlamento Europeo, conversando con algunos ciudadanos que publicaron fotografías en Twitter.

Varios eurodiputados criticaron en las redes sociales a Puigdemont, entre ellos el socialista Ramón Jáuregui, quien le dio el "consejo" de declarar ante la Audiencia. "Declara mañana en la Audiencia y haz campaña después para el 21-D. Esos son tus derechos y tus deberes", afirmó.

El eurodiputado de ERC Josep-Maria Terricabras, por su parte, dijo a Efe que Puigdemont se quedará "una temporada" en Bruselas, y consideró que "si está citado para declarar, puede hacerlo desde Bélgica". "Sé simplemente que tiene la intención de quedarse una temporada en Bruselas. No sé nada más, depende de como evolucionen las cosas. Seguro que no serán 2 ó 3 días, será algo más", dijo el europarlamentario, que acompañó el martes a Puigdemont en su rueda de prensa.

Sobre la posibilidad de que declare hoy ante la Audiencia Nacional, opinó que "lo puede hacer desde Bélgica, porque la Unión Europea (UE) es una unión y es indiferente si lo hace en Bruselas, en Madrid o en Roma", aunque reiteró que Puigdemont "no ha pedido asilo" en este país. Puigdemont publicó ayer por la tarde un mensaje en su cuenta de Twitter en el que se limitaba a afirmar que sigue trabajando pese a "amenazas pasadas y presentes", sin pronunciarse acerca de la cita con la Justicia española, aunque anoche confirmó en un comunicado que la eludirá.

El presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, aseguró ayer que si el ex president no se presenta demostrará que es un político "cobarde", pero advirtió de que más tarde o más temprano "tendrá que rendir cuentas ante la Justicia".