16:34h. Viernes, 21 de Septiembre de 2018

¿Cambiará algo tras el 21-D?

ENS-Catalunya El Gobierno de España ha convocado elecciones en Cataluña para el 21 de Diciembre. Pero, conviene no perder de vista lo ocurrido en Cataluña: la imposición de un populismo independentista de vocación totalitaria que, dejado a su aire, actúa como un rodillo liberticida de toda postura discrepante. En realidad, esa es la dinámica seguida por el entramado nacionalista catalán durante los últimos cuarenta años.  España debe combatirlo sin complejos porque hacerlo es defender la libertad de todo un pueblo. Mariano Rajoy ha optado por la prudencia y no alimentar el victimismo. El tiempo dirá en breve si consigue apagar el incendio, pero lo más probable es que las causas del fuego sigan intactas si no se abordan cambios estructurales.

IMAGEN
IMAGEN

España, nuestra piel de toro, ha sufrido el peor de los desgarros. La declaración de independencia por parte de un parlament catalán practicamente secuestrado por los independentistas deja muchos interrogantes abiertos, pero sobre todo una gran sentimiento de abatimiento, como manifestó Joan Manuel Serrat al poco de conocerse la noticia..

España es cosa seria, por mucho que podamos discutir sobre su organización territorial, porque España es, también con la aportación catalana, una de las pocas naciones en el mundo que han marcado en algún momento el rumbo de la humanidad. De manera que romper ese proyecto a las bravas tiene un valor de consecuencias difíciles de medir

De momento el Estado, el gobierno de la nación presidido por Mariano Rajoy, intentará volver a la legalidad mediante la aplicación del articulo 155 y una convocatoria de elecciones en Cataluña a la vuelta de menos de dos meses, el 21 de Diciembre.

La vuelta a la normalidad, el retorno a la sensata autonomía catalana, parece estar marcando la agenda del Gobierno. Pero, ¿es posible conseguir esto cuando todos los pactos han sido violentados salvajemente?; ¿Es posible que en dos meses se serenen las aguas en Cataluña? ¿No está perdiendo el Gobierno la gran oportunidad de abrir el debate sobre nuestra estructura territorial con vistas a que no vuelva a ocurrir lo que hemos vivido en los últimos días? ¿No será el momento de comenzar a revertir una situación, alimentada durante los últimos cuarenta años, que ha llevado a un colapso como el del viernes, 27 de octubre?. Y eso es poner encima del a mesa lo que es o debe ser un Estado y lo que es o debe ser una administración descentralizada para mejorar, nunca para dinamitar, la acción de ese Estado en todo el territorio.

Porque lo que ha ocurrido en Cataluña no es más que la imposición de un populismo independentista de vocación totalitaria que, dejado a su aire, actúa como un rodillo liberticida de toda postura discrepante. ¿Cambiará esto en dos meses?

@Nuevosurco