13:04h. Viernes, 14 de Diciembre de 2018

Barcelona, capital de las Españas

Miles de personas han llenado el paseo de Gràcia de Barcelona desde el mediodía de este domingo en una manifestación convocada por Societat Civil Catalana (SCC) en defensa de la unidad de España, por la convivencia y contra la declaración unilateral de independencia proclamada el pasado viernes en un Parlament semivacío.

IMAGEN
IMAGEN

ESPAÑA/EP La manifestación de Societat Civil Catalana (SCC) de este domingo en Barcelona ha apoyado las elecciones catalanas del 21D convocadas por el Gobierno central, con 1,1 millón de manifestantes según los organizadores y 300.000 según la Guardia Urbana.

Así lo ha defendido tanto el manifiesto leído al final del recorrido como las consignas de los asistentes que han marchado por el centro de Barcelona para rechazar la independencia de Cataluña.

Han avalado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se valiera del artículo 155 de la Constitución para disolver la cámara y convocar elecciones para el 21 de diciembre, al grito de 'Votaremos' y 'Ahora sí votaremos', emulando las proclamas que los independentistas lanzaron los días previos a la celebración del referéndum del 1 de octubre.

La cabecera de la marcha ha contado con miembros de PP, PSOE, PSC y C's en la cabecera, con la leyenda 'Tots som Catalunya!'.

Los ciudadanos han portado mayoritariamente banderas españolas, además de muchas europeas y catalanas, y algunas consignas que se han podido oír son 'Puigdemont a prisión' y 'Ahora sí votaremos', además de vítores al helicóptero policial que sobrevuela la zona.

La Societat Civil Catalana ha calificado la marcha de un gran éxito, mayor que en su primera convocatoria, y han cifrado la asistencia en más de un millón de personas, un dato que la Guardia Urbana ha rebajado a 300.000. 

Los exministros Josep Borrell y Josep Piqué, y el exlíder del Partido Comunista, Francisco Frutos, han intervenido con discursos para finalizar la marcha multitudinaria. Borrell y Frutos han coincidido en reprochar su ausencia a la "izquierda que baila el agua a los nacionalismos". Borrell ha puesto nombre y apellidos a la crítica, y se ha dirigido a la actitud de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien ha criticado la aplicación del artículo 155 mientras silenció incumplimientos de leyes perpetrados en el Parlament. 

El exministro socialista ha interpelado con dureza a Oriol Junqueras, a quien ha tachado de falta de vergüenza como vicepresidente económico por ignorar la estampida empresarial que ha sufrido Cataluña. "Tiene usted el récord histórico de fuga de empresas de un país", le ha reprochado. 

Francisco Frutos se ha mostrado muy crítico con los nacionalismos, "los grandes y los pequeños, que destrozan el mundo", y se ha quejado de que ha sido llamado traidor "por los racistas". "Han traicionado a la gente trabajadora, a la libertad, a la palabra de los que no piensan igual que vosotros. Quiero darles una recomendación: parad. Hay que recuperar la sensatez, no hacer que la gente pase más penas. Hay que parar estas mentiras, el odio", ha clamado Frutos. 

Catedráticos de Derecho Constitucional como Teresa Freixas también han participado en la serie de intervenciones, culminadas con vivas lanzados a Cataluña, España, Europa y al Rey. 

Asistentes ilustres

Entre los asistentes en la cabecera no han faltado la ministra Dolors Montserrat; el exministro Jorge Fernández; el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo; el líder del PP catalán, Xavier García Albiol, y el del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández.

Cs ha estado representado por su presidente, Albert Rivera; la líder en Cataluña, Inés Arrimadas, y la de líder municipal de Barcelona, Carina Mejías. Arrimadas ha denunciado que los ya destituidos líderes independentistas "viven en una realidad paralela, en Matrix", en relación al mensaje que este sábado emitió Puigdemont a los catalanes pidiéndoles oposición al artículo 155. Albert Rivera, por su parte, ha ensalzado la convocatoria electoral del 21D como "la oportunidad de nuestras vidas para librarnos de los nacionalismos". 

El PSC también ha participado con la presencia de su primer secretario, Miquel Iceta, y la 'número dos' y alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín; y el PSOE ha estado representado por la dirigente y exministra Carmen Calvo.

También han asistido el presidente de la Cámara de España y de Freixenet, Josep Lluís Bonet, y el exvicepresidente del Tribunal Constitucional (TC) Eugeni Gay.