16:05h. Viernes, 21 de Septiembre de 2018

#155: El Estado se hace presente en Catalunya tras décadas de ausencia

Por fin el Estado actuará en Cataluña. Seis meses se da de plazo el Gobierno de la nación para normalizar la situación y volver a repartir las cartas mediante una convocatoria de elecciones autonómicas. Hoy solamente ha comenzado una nueva fase de la relación de la autonomía catalana con el resto de España, una relación marcada por el uso fraudulento que durante décadas han hecho las autoridades catalanas de su autogobierno, y por la escasa penetración de lo catalán en el conjunto del país debido, en parte, a la poca habilidad del Estado en este sentido

IMAGEN
IMAGEN

ESPAÑA/ EP El presidente del Gobierno Mariano Rajoy ha anunciado que el Gobierno ha decidido, muy a su pesar, aplicar el artículo 155 de la Constitución ante el desafío secesionista en Cataluña. La medida principal aprobada para la que se pedirá autorización al Senado es el cese del Ejecutivo catalán al completo (presidente, vicepresidente y consejeros) sin que se produzca una suspensión de la autonomía o el autogobierno en Cataluña En directo.

El Gobierno va a solicitar al Senado que le autorice a cesar al presidente, vicepresidente y consejeros del Gobierno de la Generalitat de Cataluña. Rajoy ha aclarado que "no se suspende la autonomía ni el autogobierno de Cataluña, se cesa a las personas" que han puesto fuera de la legalidad a la Administración catalana.

Las funciones de los cesados serán asumidas por el órgano que cree o designe el Gobierno de la nación y, en principio, serán asumidas por los Ministerios.

Rajoy también reclamará para sí la capacidad de disolver el Parlamento autonómico catalán y ha anunciado su intención de convocar elecciones en un plazo máximo de 6 meses, aunque espera que sea en menos tiempo.

También ha explicado que el Parlament catalán continuará en el ejercicio de su función encomendada pero se proponen medidas específicas que limitarán sus competencias. Una de ellas se refiere a que el presidente del Parlament no podrá proponer candidato a la Presidencia de la Generalitat de Cataluña, ni celebrar un debate y votación de investidura.

El Gobierno pedirá al Senado que el Parlament tampoco pueda ejercer el control de los órganos que gobiernen provisionalmente Cataluña -que corresponderá al Senado-, ni podrá adoptar iniciativas contrarias a la Constitución y el Estatuto de Autonomía de Cataluña.

Además, el Parlamento catalán no podrá ejercer funciones de control sobre los órganos y autoridades que sustituyan al Gobierno catalán. Esas facultades de seguimiento y control sobre las mismas corresponderán exclusivamente al órgano que designe a tal efecto el Senado.

Según este acuerdo, el Parlamento de Cataluña seguirá ejerciendo su potestad legislativa y de organización propia, si bien no podrá tramitar iniciativas que resulten contrarias a las presentes medidas, ni a su presupuesto, objeto y finalidad. Además, se establecerá un derecho de veto, mediante el que el Ejecutivo se pronunciará en un plazo de 30 días sobre su conformidad o no con las iniciativas que tramite la Cámara catalana.

Objetivo del 155, elecciones en seis meses

Los objetivos que persigue el Ejecutivo con la aplicación del artículo 155 son cuatro, según el presidente del Gobierno: "Recuperar la legalidad, volver a normalidad y la convivencia, continuar con la recuperación de la economía y celebrar elecciones en Cataluña".

"La primera medida que va a adoptar el Gobierno está íntimemente relacionada con la celebración de elecciones", ha dicho un Rajoy que prevé convocar comicios en Cataluña tan pronto como se recupere la normalidad institucional". La fecha electoral podrá establecerse dentro de los próximos seis meses. 

Estas medidas aprobadas en el Consejo de Ministros celebrado esta mañana de modo extraordinario han sido remitidas al Senado, que las someterá a votación el próximo viernes, y están pactadas con el PSOE y Ciudadanos.

Rajoy pide "que no se vayan más empresas ni depósitos, esto se arreglará"

Las consecuencias económicas provocadas por el desafío secesionista han ocupado un lugar importante en la intervención del presidente del Gobierno.

Según el Ejecutivo, una Cataluña independiente se empobrecería entre un 25% y un 30%.

Mariano Rajoy ha pedido "que no se vayan más empresas, ni depósitos" porque "esto se arreglará y sin más daño para nadie. Podemos estar tranquilos". 

Rajoy ha asegurado que se va a trabajar "por la normalidad, por la concordia y por la buena convivencia". 

Ha añadido que el Gobierno va a trabajar porque todos los catalanes, independientemente de lo que piensen y opinen, "puedan volver a sentirse unidos y partícipes de un proyecto compartido de futuro, en Europa y en el mundo". Y ese proyecto, ha dicho, "se llama desde hace muchos siglos, España".

¿Qué implican las medidas?

El Gobierno de Mariano Rajoy ha acordado este sábado adoptar "medidas singulares" sobre las áreas de seguridad y orden público, de forma que el Ministerio de Interior podrá dictar instrucciones directas a los Mossos y "en el caso de que sea necesario" serán sustituidos por la Policía y la Guardia Civil. Además, podrá ejercer "las competencias necesarias" en materia económica, financiera, tributaria y presupuestaria para "garantizar la prestación de los servicios públicos esenciales", al tiempo que velará por la transmisión de una información "veraz, objetiva, equilibrada y respetuosa" con el pluralismo político en los medios públicos catalanes, entre ellos TV3.

"Los órganos o autoridades creados o designados por el Gobierno de la Nación podrán acordar el despliegue de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en Cataluña, coordinando la actuación de la Policía de la Generalitat de Cataluña- Mossos d'Esquadra", continúa este texto aprobado por el Consejo de Ministros extraordinario de este sábado.

El Gobierno advierte de que, "en el caso de que sea necesario", los Mossos podrán ser sustituidos por efectivos de la Policía Nacional o de la Guardia Civil. Es más, avisa que los miembros de los Mossos pueden llegar a responder penal y patrimonialmente si incumplen las órdenes o instrucciones dictadas. El Ministerio de Interior ha confirmado que estudia destituir a Josep Lluís Trapero como jefe de los Mossos

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría ha explicado que "indudablemente" las competencias de la Consejería de Interior "las asumirá" el Ministerio que dirige Juan Ignacio Zoido, que puede tomar las medidas que considere "mejores para el fin del acuerdo" aprobado en el Consejo de Ministerios.

También se habilita al Ejecutivo de Rajoy a ejercer las competencias necesarias en materia económica, financiera, tributaria y presupuestaria para que, en "beneficio del interés general" se garantice la prestación de servicios públicos esenciales, la estabilidad presupuestaria y la sostenibilidad financiera.

Con ese objetivo, se dictarán las medidas que permitan garantizar que la totalidad de los fondos que por cualquier concepto corresponda transferir del Estado a Cataluña, así como los ingresos que corresponde recaudar o recibir por cualquier título a esta comunidad "no se destinen a actividades o fines vinculados o relacionados con el proceso secesionista" o que "contravengan las medidas" contenidas en el acuerdo del Consejo de Ministros.