09:59h. Sábado, 24 de agosto de 2019

#1deMayo: los sindicatos tradicionales miden sus fuerzas en pleno debate sobre su regeneración

En un mundo cambiante y convulso las centrales sindicales salen a la calle otro 1 de Mayo afrontando ya un debate incipiente sobre como pueden integrarse en un tiempo nuevo en defensa del trabajo.

IMAGEN
IMAGEN

Agencias

Cuarenta años después de su legalización, los sindicatos vuelven a salir el Primero de Mayo, Día del Trabajo , a la calle para exigir a la patronal un pacto salarial y al Gobierno la derogación de las reformas laborales, que permitan tener salarios justos y empleos estables, pensiones dignas y más protección social.

Bajo el lema “Empleo estable, salarios justos, más derechos sociales”, UGT y CC.OO. han convocado para el Día del Trabajo la tradicional manifestación conjunta que sale a las 11.30 horas de la confluencia de ronda de Sant Pere con paseo de Gràcia y que baja hasta la plaza Sant Jaume. Además de la manifestación de Barcelona, CC.OO. y UGT han convocado otras movilizaciones en Girona, Lleida, Tarragona y Tortosa y hasta 73 ciudades en el conjunto de España. El tercer sindicato de Catalunya, USOC, ha convocado también en Barcelona una manifestación que saldrá a las 12 horas, mientras que la marcha organizada por la CGT partirá antes, a las 11 horas.

Cuarenta años después de su legalización, los sindicatos vuelven a salir el Primero de Mayo a la calle

Los líderes en Catalunya de los dos principales sindicatos CC.OO. y UGT, Javier Pacheco y Camil Ros, advertirán que habrá más conflictividad laboral si no se aborda ya un reparto diferente de la riqueza ante el bloqueo de la negociación con las patronales para acordar el incremento de los salarios para el 2017. Por eso, auguran un repunte de la conflictividad para presionar a las organizaciones empresariales y conseguir incrementos salariales por encima del 1%. Critican también la dilatación del acuerdo estatal sobre la negociación colectiva, que está retrasando la traslación a los convenios de las empresas la actualización de los salarios.

En Catalunya, los dos sindicatos han instado a la Generalitat a cerrar ya el acuerdo para la Renda Garantida de Ciutadania, que quedó encallado el viernes, y a recuperar los derechos de los funcionarios del Govern. En este sentido, Pacheco considera que la Generalitat “no puede dilatar la negociación con la excusa” que hay que concretar la compatibilidad de la renta del trabajo y la renta garantizada. Pacheco advirtió que en caso que no se llegara a un acuerdo la partida presupuestaria prevista acabaría yendo a las arcas del Estado.

En Catalunya, los dos sindicatos han instado a la Generalitat a cerrar ya el acuerdo para la Renda Garantida de Ciutadania

Asimismo, los dos sindicatos exigen en el Día del Trabajo la derogación de las últimas reformas laborales, un plan de choque para el empleo dirigido especialmente a los parados de larga duración y a los jóvenes, la recuperación del derecho efectivo a la negociación colectiva en el sector público, una apuesta “firme” por la industria. Además, las dos principales centrales sindicales de Catalunya reclaman que el salario mínimo de 1.000 euros sea una realidad al final de esta legislatura, además de exigir la implementación inmediata de la renta de ciudadanía.

Esta última petición coge fuerza con el informe que acaba de elaborar el sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha), que concluye que el 47% de los trabajadores (8.160.172 personas) tenía en el 2015 salarios por debajo del mileurismo, la proporción más alta desde que empezó la crisis. El informe también alerta de que, sin contar con otros ingresos familiares, casi 6 millones de trabajadores (un 34,4%) podrían encontrarse en riesgo de pobreza, al percibir un sueldo por debajo del salario mínimo interprofesional.